Navegación

Usuarios Conectados

· Invitados: 3

· Miembros: 0

· Total Miembros: 7
· Último Miembro: Patronico

Iniciar Sesión

Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.

Mini Charla

Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

No se han enviado mensajes.

22 de septiembre de 2012

columnaDE CARRILLO A ESPARTACO SANTONI
MI DOCTORA SE QUIERE IR A RAPA NUI
BORGHI DISCRIMINADOR, ¿HASTA CUANDO AMENAZAS?
COMO IR A PARAR A LA POLINESIA DE PURA C….

Conoci a Santiago Carrillo uno de los padres del eurocomunismo una noche en Antena Tres en las afueras de Madrid..
Me hice el pino, recuerdo porque de paso me llevó de regreso a Madrid Espartaco Santoni, ex de Carmen Cervera Miss España y luego señora de Heini von Thyssen. Fue pareja de Ursula Andress y de Carmen Sevilla. Vaya ramillete. Sartori andaba mas pobre que una rata y lo invité a comer a cambio de un caudal de copuchas de interés para la época.
Por su parte Carrillo fue muy amable con este enviado especial desde el Chile de Pinochet. La velada tuvo lugar en 1982 cuando por el diario me entero que esa anoche grababan un programa de corte magazine con participación de actores de varios frentes. La RRPP era fina y amable, no de esas periodistas o relacionadoras que abundan con cara de perro, gruñen y no saben tratar a los mayores.
Carrillo fue el único que no se tiró al suelo cuando las Cortes españolas fueron asaltadas por el coronel Tejero.
Un gran personaje que tuvo sus pares en Enrico Berlinguer en Italia y Georges Marchais en Francia.
En el consultorio Mateo Bencour de Puna Arenas, espero la atención dental para mi hija Isidora cuando la doctora VK, amiga de espíritu, de la medicina tradicional-aquella ajena a los laboratorios, esa de la linaza, del bicarbonato-, pasa eufórica como siempre y al saludar exclama: “Me voy a Isla de Pascua”.
-¿De paseo?
Mi hijo regresa en diciembre y pienso radicarme en ese lugar maravilloso que tiene una energía increíble, es algo que me trastornó cuando fui. Su gente es fuera de serie.
Cuando vino Roberto Bravo a mediados de mes, durante un alto social, iba a mencionarle este capítulo pero estaba su actual pareja Victoria Foust, que fue antecedida justamente por la pascuense-pianista también, Mahani Teave, así que frené en seco.
Le cuento a Verónica: “Tengo una amiga que se fue hace mucho tiempo, vive casi todo el año en la isla y sólo viene a comprar la materia prima para unas poleras hechas en Taiwán que compra por kilo a luca, las estampa en Hanga Roa y las vende a diez mil cada una. Se llama Helga T. Tuvo una agencia llamada Cecom y pese a que sus dueños fueron de Patria y Libertad, después del golpe nos dieron pega a toditos. Incluso a aquellos que salían de la detención (Javier Maldonado, entre otros). Roberto Thieme fue uno de los socios”.
Las malas lenguas dicen que se enamoró de un pascuense que a veces hasta le saca la cresta, lo cual dudo. “La conocí”, acota Verónica. “Está estupenda (debe andar por los 70), muy activa y vende objetos preciosos. Por mi parte conocí a un viejo rico, que apenas nos conoció abrió las puertas de su casa para que viviéramos con él”.
Sigue la sociedad del trueque en la isla, aquella que algunos estúpidos holandeses calificaban de territorio de flojos. Ocurre que en Te pito o te henua”(Ombligo del mundo) los habitantes trabajan cuando es necesario y no las 24 horas porque sí, mal y desorganizada-estresadamente, como ocurre en el conti. Entonces salen a pescar, depositan las redes cargadas en pozas o lagunitas en la isla y cuando ven que están vacías, salen al mar. ¿Flojera? Ser prácticos digo yo.
Patricia Saavedra, gran artista de instalaciones de los años 70 con Ernesto Muñoz, partió al Aku Aku de Thor Heyerdahl, se enamoró de cuanto pascuense encontró en el camino y era feliz, regresando ocasionalmente al conti con acciones culturales como echarle tierra a todo el piso del Museo de Bellas Artes y luego ararla. Lo malo es que Patricia, tan amiga de las costumbres pascuenses donde todo lo tuyo es mío, llámese ropa, maridos, esposas, hermanos, hermanos…cayó enamorada de un gringo y se casó por ritual indígena. El norteamericano lo pasó regio y volvió a los Estados Unidos pero de paso desconoció el amor seudo polinésico. Patricia casi enloqueció. Fue a USA y la creyeron loca. ¡Que corte iba a acoger una demanda de matrimonio formulado por rituales de Te pito o te henua!
En fin. Verónica sabe que a comienzos del siglo XX quedaban solo 300 autóctonos en la isla, que de la raza real apenas una pizca en los ADN. Igual está loca por esta experiencia singular.
He ido dos veces a la isla. La primera, en enero del 74, cuando cesante haciendo puzles y horóscopos para los diarios, fui a buscar a un amigo al antiguo hotel Crillón de Santiago. A la entrada a un salón, me entregan un papelito. Resulta que era el número para participar en la rifa de un par de pasajes para Tahití con escala en la Isla y me los gané. Mi esposa no podía creerlo. Por suerte por arte del canje, alojamos y comimos gratis. Conocí en Bora Bora al actor chileno Oscar Zimmerman.
Jamás olvidaré que el gobernador, un mayor de Carabineros. Quiso ofrecernos un almuerzo especial y nos sirvió pizza cuando lo único que queríamos comer era langosta. Pero sucede que en aquel entonces con dos vuelos a la semana, las bebidas gaseosas, el queso y platos como una pizza constituían un halago para cualquier huésped.
En 1992 retorné por razones periodísticas. Cuando visitamos el leprosario, le pedí al fotógrafo la bolsa con las máquinas para no saludar de mano a los enfermos. El amigo, nada de leso, me dijo: Nica; voy con las manos ocupaditas. Tuve que darle saludar a cuatro leprosos y aun vivo (quizás gracias a eso).
En fin, Verónica está fascinada con una isla de Pascua con hoteles de lujo y no dos o tres hosterías rascas como antaño. Tampoco existen ya las pitucas brasileras que iban a buscar polinésicos exóticos, los paseaban por el mundo, mostrándolos como trofeos sexuales y los devolvían exhaustos y exánimes al querido enclave repleto de habitantes cuyo único deseo es ser adoptados por la Polinesia francesa y no ser colonia de intramar de la gente mala del conti.
Mencioné a Mahani Teave. Esta joven toca el piano, desliza sus dedos por los teclados y sus arpegios suenan a miel y ha estado en esta región en dos oportunidades.
Evoco más que nunca a Federica Matta cuando hace un año me espetó: “Huevón, qué haces a los 65 metido en cosas de gente de la mitad de tu edad. Ya no tienes la paciencia ni la energía para gastar en algo que se hace joven; debes de canalizar tus esfuerzos en compartir y crear, no en ir a dejar niños a la escuela”.
Tanta razón Federica, pero too late..
Borghi vuelve a amenazar con renunciar: ¿hasta cuando gordi grosero y discriminador?

Comentarios

No se han publicado comentarios.

Enviar Comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.

Valoraciones

La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Tiempo de generación: 0.02 segundos
4,744,653 Visitas únicas