Navegación

Usuarios Conectados

· Invitados: 4

· Miembros: 0

· Total Miembros: 7
· Último Miembro: Patronico

Iniciar Sesión

Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.

Mini Charla

Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

No se han enviado mensajes.

20 de octubre de 2012

columnaJulita Vial puso celosa a mi mujer cuando me trata del abuelo de la farándula y que me veo guapo y estupendo. A todo esto después del paso por Intrusos y Verdades y mentiras en La Red, me llaman de parte de Julio Cesar Rodríguez que parte con programa de farándula en Canal 13. Me entrevistan por teléfono para el piloto.
Pero pase lo que pase, no dejo esta ciudad a menos que me echen de la pega y no encuentre otra.

Para que el reality Argandoña pegue de verdad, es menester que incluya los siguientes capítulos en su nuevo día y horario::

-La pelea de con Don Francisco y como le paró el carro cuando se le tiró al dulce.
-Los préstamos a Eliseo Salazar y su vida triste en Europa
-La verdad sobre el baleo y el capítulo Vichuquen
-Las escapadas con hombres casados
- Los nombres de a quienes les dijo te amo sin sentirlo
-¿A cuánto asciende su fortuna personal?
-Si alguna vez ha sentido un orgasmo
-Aclarar lo que señalaron en su oportunidad sus compañeros de viaje en vuelo invitación Lan Chile de entonces, a Tahiti y alrededores sobre el topless y el beso que le habría dado a una amiga.

En lo personal, me importa un rábano pero al público homofóbico, sí.

Poco puedo agregar a lo dicho a LUN el viernes sobre la muerte de Sylvia Kristel y antes, en estas columnas. Yo tenia 27 años y ella solo 22, en aquel entonces. Debe de haber sido la actriz mas lejana a sus roles en la historia del cine; frígida, traumada por violación de parte de su padre, adicta a la coca y al copete, madre de un hijo nacido de una relación con un capo de la literatura que comió de este pasto verde recién salido del convento y luego la dejó por otro capítulo. La película con música de Pierre Bachelet fue el primer soft porn con clase del séptimo arte.

Una persona cercana comentó que después de un artículo sobre Miguel Littin publicado hace algunas semanas en La Prensa Austral, el realizador anularía su viaje a Punta Arenas para recibir el Premio Pedro Siena a su trayectoria cinematográfica el 9 de noviembre en el Teatro Municipal..

Le aseguré que Littin no iba a arriar su bandera, ni aperarse del compromiso por litigios o deudas pendientes.

Cuando a veces, Jorge Abásolo, columnista a de los lunes de LPA conversa con el cineasta que cumplió 70 año de edad, el hombre de Palmilla comenta: “Jouffé a veces me trata bien, otras veces no”.

Miguel es un personaje singular. Hace once años, me ofreció el rol de judío amigo de un árabe para filmar en Palestina “La Ultima Luna”. La verdad es que me hice muchas ilusiones con debutar en el cine aunque por cero pesos de por medio. Littin incluso anunció mi participación en Las Últimas Noticias, pasaron los meses, pero de pronto Francisca Merino me cuenta que regresó del Medio Oriente y que el film estaba listo.

Asumí rabia y frustración. Transcurrió un año y en una recepción diplomática lo enfrento: “Pensaba que te habías ido a Venezuela de agregado de prensa, eso me comentó Insulza”, replica campante.
¿Cómo atinar ante una excusa tan surrealista?

Antes me hizo una broma negra cuando en un homenaje a Raúl Ruiz, exclama:” ¡Ahí viene el amor de Jouffé!” Aludía a Valeria Sarmiento, esposa del gran director por quien públicamente declaraba mi amor. Pero en presencia del marido, la plancha fue mayúscula tanto para el suscrito como para mi mujer de entonces.

Littin, aparte del Chacal de Nahueltoro su gran debut en grande en el cine nacional y latinoamericano, hizo otra película maravillosa en 1978, “El recurso del método”, con un tirano tipo Pinochet encarnado en Centroamérica por Nelson Villagra (Reserva de Familia). Algo menor fue “La viuda de Montiel”.
El resto, desde “Los Náufragos”, “Alsino” hasta Tierra del Fuego, un desastre, a mi gusto.

En el 2003, Littín me invitó a su campo en Palmilla. Atendía a un grupo de turistas pues es parte de su negocio fuera de pantalla. Les tenía asado al palo, entretenciones como carreras de perros, los visitantes disfrutaban de mote con huesillo servidos por el mismísimo Miguel. En otras palabras, se sacaba la cresta para parar la olla junto a la santa de su esposa, Eli Menz.

¿Dónde me lleva este prólogo que es más extenso que el desenlace?Al igual que Anselmo Sule y Ricardo Lagos, para citar dos ejemplos, y no como Christina Kirchner que acapara para su propio peculio, Littin si deja de pagar, o simplemente se hace el cucho cuando le cobran es para reunir dinero para otro film, no para dilapidar ni gastarlo en lujos.
. Su casa es bonita pero modesta, de adobe, con paredes resquebrajadas.

Anselmo Sule pertenecía al cuarteto cuyo capitalista era el venezolano Carlos Andrés Pérez, y cuyo derrame de dólares alcanzaba a Felipe González en España, Alan García en Perú y Sule Candia, en Chile.

El dinero recibido por mi amigo Anselmo era para mantener a los pequeños caciques del radicalismo, no para su bolsillo; porque aparte de una buena casa en Lo Barrenechea, Sule estaba lejos de disponer de cuentas en el extranjero. Y cuando fallece en la Clínica Alemana es Enrique Heiremanns el empresario de derecha quien paga la cuenta. No es un dato menor.

En el caso de Ricardo Lagos, incurrió en corrupción ya sin disimulo, especialmente en sus lazos con el delincuente atrapado por Interpol en España, el mejicano David Peñaloza. Sin miramientos, mandó al chucho a Carlos Cruz del MOP haciéndole honor a los dichos de Gabriel Valdés Subercaseaux: “él es de una extraña amistad porque te toma y te deja caer”.

Lagos no recibió dineros para comprarse yates ni automóviles, sino que para mantener la cuota de poder y por eso mi amigo Juan Pablo Cárdenas, un luchador contra la dictadura y premio Nacional de Periodismo no cesa de acusarlo de corrupto (declaró ante Gloria Cevecich); adjetivo en el cual lo acompaño pero además le agrego: soberbio y entreguista (de hecho parte de lo que cosecha el gobierno actual se le debe a RLE).

En el 2000, Littín cuando viene Punta Arenas trae a Ornela Mutii de entonces 47 años. La verdad es que, me confidenció una realizadora chilena, para los desnudos de la italiana había poco menos que estucarla ya en ese entonces porque le sobraban estrías. Muti fue la vitrina para vender la pomada de una película mediocre y que dejó una chorrera de desencantados en materia de proveedores.
Miguel, vuelve nueve años más tarde a filmar “Dawson Isla 10” y pasa derechamente a la isla y casi no se detiene en la capital de la Patagonia para no enfrentar preguntas ácidas.

Contaba Luis Alarcón o Héctor Noguera, no recuerdo bien, que el cineasta considera un honor para el artista ser parte de una de sus películas, que más encima cobren, una broma de mal gusto.

En consecuencia, recibirá su Pedro Siena sin temor a funas ni protestas porque de hecho, él está por encima del bien y el mal; su simpatía no conoce limites cuando lo desea; como anfitrión es generoso a morir y si a la hora de los pagos, se esfuma, bueno, Miguel espera que lo comprendan como un arranque de genialidad.
Pero, ojo, me acabo de enterar que Littin está delicado de salud. Esto ya es otra cosa. Si es efectivo, le deseo pronta recuperación y verlo porque malgré tout, es un ser adorable.

A propósito de la obra El Taller de la compañía Las Fusas, recuerdo que en enero del año 2000 mi madre residía en la parcela Limanke, cerca de San Fernando, sexta región. Un primo adoptivo era el dueño de casa y una tarde, durante un asado me presentan a una señora sesentona a quien llamaba Inés.

Al rato me confiesa su nombre: Mariana Callejas y la literatura, su profesión. Atónito, la dejo hablar y solo al cabo de un rato la interrumpo para decirle algo que ni siquiera la inmuta: “Supe que engañaste a Michael Townley con A.L”.

“ Sí, fue una aventura, pero sabes, AP tenía una citroneta y en una oportunidad quedamos en panne. ¿Me vas a creer que fue incapaz de hacer partir el auto? Michael ,en cambio, es tan hábil para esas cosas y volví con él”

Ya bien irritado con su presencia, pero además de lo burdo de su concepto de las relaciones, le comento: “Pero sì no me cabe la menor duda que Michael era un genio con sus deditos, por algo hizo volar por los aires a Orlando Letelier y ustedes asesinaron a Prats y casi lo logran con Bernardo Leighton”. Y cambié de asiento.

Callejas es una persona que lo deja a uno en la duda o es volada, o es limítrofe o es mala con ganas. Todo lo que dice emerge como demencial, tanto en los tribunales como en sus conversaciones.
Pagó con reclusión por algunos años crímenes realmente graves, que terremotearon la historia del terrorismo no solo de Chile sino que de Estados Unidos, Italia y Argentina.

Solamente alguien que tiene la insania tangencialmente pegada al mate, puede armar un taller literario en un centro de tortura en los faldeos cordilleranos, a un kilómetro donde después Pinochet constituiría su bunker.

Imagino a Nicanor Parra, que en ese tiempo flirteaba a los 70 años con una joven de 18, a Lafourcade que de pro Pinochet pasó a la neutralidad, para ponerlo de alguna manera, o al pobre Carlos Franz o al Pablo Huneeus aprendiendo que esas veladas de voladura tenían como epílogo sesiones de terrorismo represivo, donde el gas sarín y las mostazas venenosas de Berrios iba a acabar con la vida de Presidentes (Frei) y cientos de NN mientras Michael Townley ensamblaba las piezas de la muerte.
Un colega que conversó con “Inés” hace un año dice que está sentida conmigo. ¿Cómo para provocar insomnio?

El guión de Madamme Butterfly es tan triste que me sollozo de puro recordarlo, imaginen como será cuando veo la ópera o el valle.
Este último viene a Punta Arenas con Rodrigo Guzmán, magallánico, de primer bailarín. Hay funciones a las 17 y 20 horas del miércoles y organiza la ilustre Municipalidad de Punta Arenas. Gratis, además.

Cuando estaba repartiendo las entradas, como se acabaron pronto, una señora de apellido Maldavsky de Monsalve comenzó a proferir insultos contra mi persona en la calle: “ El pelotudo de Jouffe le regaló las entradas a sus amistades”.

Como si tuviera tantas como para repletar un teatro. O peor, que les gustara el ballet.
Y conste, amigos y amigas, que es la hermana de un buen amigo mío residente en Paris.

Llamo a Odette y está con Consuelo Castillo. La actriz de los tiempos rebeldes de Vicente Ruiz, antes que se cobijara por razones lógicas y de supervivencia en el establishment, fue una promesa del teatro. Actuó en la versión nacional de Amadeus estrenada en la sala Arrau del teatro Municipal, con José Soza y Alfredo Castro. Evoco a Soza estudiando los eternos monólogos de Salieri en el Venecia del barrio Bellavista y yo, encargado de la producción, muerto de susto que olvidara el libreto, cosa que ocurrió parcialmente en el estreno. Soza igual que Álvarez y Tennyson Ferrada acusaba de vez en cuando lagunitas.

La cara de Kena Larrain es para asustarse por lo fea que se pone cuando está indignada.

Viva la Ramona Lisa

Abajo la que publicita su candidatura con el siútico perro en brazos
Esconda su chichuahua que Borghi se lo puede quitar.

Comentarios

#1 | administrador el octubre 20 2012 20:24:02
Ojalá la Agarrandoña no lea esta columna, porque lo ùnico que queremos en el Choapa es que la corte con su 'reality' de las lucas y se vaya cortada. Es tan esperado el fracaso como la renuncia del ChantaBorghi. Pero, los dioses ciegan a los que quieren perder... Y al final, se pierden y se van a la ce hache u... ce hache á!!!!

Enviar Comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.

Valoraciones

La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Tiempo de generación: 0.01 segundos
4,740,583 Visitas únicas