Abril 25 2017 07:34:37
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 1

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
ANTOLOGÍA ESENCIAL DE MARÍA POZO AGUIRRE (Q.E.P.D.) Por Escribano
Crónicas del escribano

MARÍA POZO AGUIRRE, Antología esencial.
(Compilador: Escribano)



Escritora, illapelina fallecida durante el amanecer del 29 del enero de 2013, en el puerto de Los Vilos. Se durmió para siempre a orillas del mar pacífico, en compañía de los cuidados de su hija Ximena Mora Pozo.

En ese lar porteño durante muchos años se caracterizó por ser una excelente nadadora cubriendo la distancia que va entre la Playa de Matagorda y la Caleta de Pescadores San Pedro de Los Vilos.

“Doña María Pozo Aguirre, pertenece a una familia de larga tradición literaria, artística y científica. Hija de Illapel y descendiente en línea directa del fundador de La Serena, Francisco de Aguirre, en su creación literaria se dedicó a observar y conocer a los habitantes de su terruño illapelino, desde allí pudo sentir y traducir el imaginario colectivo de la Provincia del Choapa pudiendo describir la atormentada vida anímica y material de los habitantes. Estas cualidades la colocan como una de las primeras figuras entre los cultores del cuento y del relato con proyección social.”

María Pozo Aguirre es un verdadero ícono que representa la lucha por la emancipación de la mujer, profesional universitaria, alcaldesa de Illapel, y animadora de las tertulias literarias illapelinas por más de medio siglo, constituyéndose como la invitada especial de las reuniones y agrupaciones culturales que se vieron honradas con su presencia.

PUBLICACIONES:

Relatos: Chacayes y El entierro de Ño Lucas, Libro, compilados en el Libro: “Dos Siglos en la vida de Illapel, Editores Carlos Urbina Guerra y David Arancibia, publicado en Noviembre de 1954.

Cuentos de mi provincia. Obra editada por esfuerzo propio en 1984, recoge relatos de distintas localidades de la provincia del Choapa. Su estilo directo, matizado de bellas imágenes y metáforas diáfanas, ilumina la vida gris y dura de los hombres y mujeres de esta tierra choapina tan rica, tan castigada por el centralismo.

Trilogía de Recuerdos, obra autobiográfica editada en 1989, también por esfuerzo propio, centrando sus recuerdos en: “Mi pueblo”, “Mi Casa”; “Mi Madre”.

“Su recogimiento emocional la hace centrarse en lo propio, lo de la casa, antes de ofrecer un despliegue de ideas sobre temas generales”…también juguetea con un airecillo jocoso al narrar anécdotas que podrían ser dramas, si no estuvieran tocados por la gracia de quien las escribió; así recogió los recuerdos de su pueblo, comenzando por lo más inmediato; su propia familia, su madre, su hogar”, (Lucía Lezaeta, Sociedad de Escritores de Valparaíso, Presidenta Círculo Literario Quillota, Presentación al libro Trilogía de Recuerdos”). El lanzamiento del Libro se efectuó en el Rotary Club de Illapel siendo presentado por el Periodista y Escritor, Patricio Nazer, en aquella época flamante presidente del entonces Círculo Literario Choapa.

EL REMATE DE NARANJAS (Versión recopilada por de María Pozo Aguirre)
Relato contenido en el texto: “Trilogía de Recuerdos”, (1989)

Formaba parte de la tradición, en aquellos tiempos hacer el remate de naranjas, en la Avenida Ignacio Silva, de Illapel, llamada Avenida de Los Naranjos. Era muy pintoresco. El Alcalde dictaba una especie de Bando, que era voceado por las principales calles de la ciudad.

Acudía todo el pueblo al día y hora señalado por el Bando premunidos de canastos y sacos. Había un señor que hacía de “martillero” y a su lado un hombre con un tambor. Se empezaba el remate desde la estación de ferrocarriles, hacia arriba, primero por un costado, luego por el otro. Cuando todo estaba dispuesto, “el martillero”, anunciaba que iba a empezar el remate. Si había árboles que no tenían muchos frutos decía “el martillero”, vamos a comenzar, se rematarán los árboles uno y dos, hagan sus apuestas, con un mínimo de diez centavos. Ofrezco veinte centavos, decía uno - treinta decía otro – levantando su mano para identificarse dentro del numeroso gentío. Nadie da más, a la una, a las dos, a las tres. Entonces el del tambor hacía un redoble y los árboles eran adjudicados al mejor postor. De inmediato aparecían grupos de chicos con escaleras de mano, algunos otros se trepaban como gatos, éstos se ofrecían al que se había adjudicado los árboles y en menos que canta un gallo, éstos quedaban vacíos, sin el colorido de sus frutos, que pasaban a los sacos y canastos de su propietario. Había a veces pugnas entre comerciantes, que después vendían con pingües ganancias las naranjas en sus fruterías o puestos de verduras.

Estos se picaban y empezaban a subir las apuestas, llegando a la extraordinaria suma de tres o más pesos. Así continuaba el remate, que casi duraba toda la tarde, mientras “el martillero” iba anotando el dinero de las apuestas, que iban a incrementar los fondos municipales.

Esta costumbre se mantuvo por años, hasta que la Avenida se transformó en lo que es hoy día, arrancándose los preciosos naranjos y terminando así con esa pintoresca tradición.

Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

18/05/2015 13:25
Apoya a la niña paraguaya en su lucha

18/05/2015 13:25

18/05/2015 12:32
Titin Molina se la juega por el 9 http://www.youtub...e=
youtu.be

04/05/2015 16:24

sumac
03/04/2015 13:33
Critica nos ... escribo del documental . ES una forma de aportar al mejor VALOR de nuestra identidad .TAUCÁN .-
Tiempo de generación: 0.09 segundos 2,210,096 Visitas únicas