Agosto 19 2017 03:29:49
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 1

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
Domingo, 3 de agosto de 2014
columna de Andre Jouffe
A propósito de las matanzas en la franja de Gaza…

Cuando estalla la Guerra de los Siete Días, en junio de 1967, el pololo-novio de una compañera de curso de la Escuela de Periodismo de la PUC, decide ir a luchar por Israel. La muchacha, judía, no soporta la soledad y a las tres semanas inicia un intenso y fogoso romance con el suscrito.

El amor dura hasta el retorno del guerrero.

Tres años más tarde, en agosto de 1970, tendido en el pasto de la casa, pese a la época, hacía calor, algo se interpone ante el sol. Es ella: “No puedo vivir sin ti”, dice, se queda, nos besamos y se reinicia el romance luego del armisticio.

El 4 de septiembre gana Allende. El padre de la joven, gerente de una empresa textil, aterrado de la Unidad Popular, decide mandar a sus hijos a Israel.

Como que el derrotero era el fin del amor, éste se intensificó de manera brutal, ansiosa, a morir.

Cuando la fuimos a dejar al aeropuerto, lloré a moco tendido. Al extremo que sus padres ante los cuales despertaba escasa simpatía quedaron impresionados. Juan Pablo Cárdenas y Angélica Blanco que también fueron a Pudahuel como ex compañeros de curso de mi amor, estaban impresionados.

Mi amada viajó a Buenos Aires a la espera del barco, Julio César, que zarparía diez días mas tarde. En la capital argentina hubo centenares de judíos, no todos chilenos, listos para radicarse en el eretz, la tierra prometida.

Por esos mismos días, unos tíos a quienes presenté a la mujer meses antes, me dijeron. “Es la persona indicada para ti, no la dejes escurrir como arena entre los dedos “

Vendí mi Renault Floride del año de la ñauca y llamé a Buenos Aires: “Nos encontramos el lunes en Corrientes y Lavalle a las seis de la tarde”.

Nos reunimos, fueron días maravillosos. La embarqué con sus hermanos. Una delegación de recién egresados de medicina viajaba en la nave con destino a Nápoles. Algo cosquilleó: “Te va a engañar con uno de esos tipos”.

Cinco años antes, en un viaje en barco de ida y vuelta a Europa por terror a los aviones vi. como novias que iban a casarse en destino, daban rienda suelta a la calentura marítima y se acostaban con jóvenes y excitados oficiales. Estas travesías son como la yohimbina.

Volé al cabo de unos días a Lisboa pues era en la capital lusitana o en Barcelona, donde quedamos que saldría a su encuentro. No hubo acuerdo fijo y ella apostó por el puerto español.

El día del arribo del Julio César desde mi habitación del hotel escuché a un limosnero que cantaba El naufrago, “Espera un poco un poquito más, para yo darte me felicidad”. Y en ese instante tuve la certeza absoluta que estaba siendo engañado con uno de los galenos.

Por la noche, mientras por un pontón desembarcaba la mayoría para recorrer la ciudad por unas horas después de siete días de travesía desde Río de Janeiro y otros para quedarse, por otro puente subíamos los nuevos pasajeros. En un instante me cruzo con ella, tomada de los hombros por un tipo. Apenas sorprendidos, se soltaron. Too late.

En un rincón descargo mi ira. Creo enloquecer. Ella asume, detalla además que se escondían en los botes salvavidas para lo que imaginaba y fue real.

Cuento corto, continuamos hasta Genova. La noche previa, en Nápoles, ella me anuncia que bajará a despedirse del grupo de médicos. Yo era un nabo.

En la cabina escucho muy tarde a un coro de argentinos canta por los pasillos indudablemente para que escuche; “La pinta es lo de menos, pos sos un gordo bueno”. Era para masticar la almohada. Ignoro que motivó seguir en el cuento.

El 31 de diciembre de 1970 aterrizaba en el aeropuerto de Lot con la intención de tragarme el engaño que al fin y al cabo podía interpretarse como una venganza del antiguo novio.

En Israel reinaba estado de guerra. Los helicópteros sobrevolaban el Ulpan, sitio donde los inmigrantes aprenden hebreo antes de soltarlos inmigrantes al mercado laboral, universitario o al ejército. En mi caso no fui aceptado en la Universidad de Jerusalén por no tener educación judía, solo quedaba la opción del servicio militar obligatorio. No lo hice ni en Chile y ahora querían que fuera a matar árabes, mis mejores amigos en mi patria.

Nos dimos cuenta que cada uno tenía intereses distintos.”Se que vas a partir pero no me digas cuando”, me dijo.

Una madrugada, antes de una semana, un taxi me recogía en las puertas del Ulpan y me llevaba a Lot. La mujer era parte del pasado. Supe que poco después de mi partida la ex novia tuvo una relación breve con un compañero del campamento.

Aterricé en Chile en el inicio de la Unidad Popular. La convertí en la sucesora de mi amor de juventud, claro que la UP no me engañó jamás. Se equivocaba, pero fue sincera.

Desde la distancia comprendo lo que ocurre en la franja de Gaza pues en una visita a Chile en 1990, la persona que tanto quise, me dijo “no hay mejor árabe que árabe muerto”. Lo mismo que decían los fachos de los comunistas. Ella odiaba a los palestinos; no íbamos a comulgar jamás con la misma idea. Lo de ahora, avergüenza a quien tenga antepasados judíos como uno.

La dama conoció a un igual en Haifa. El, le cantó la dura de entrada: “No quiero saber nada de tu pasado, absolutamente nada ni conocer a nadie involucrado en él”.

En el Mundial de Alemania en 1974 encontré un par de israelíes. Les dije que conocía a X. Curiosamente ellos bastante bien. Le mandé una postal muy formal por mano. Supe años más tarde que esa postal dejó la tendalada al llegar a destino.

Con mano de hierro el hombre la mantuvo fiel, sufriente e ignoro si feliz a la fierecilla domada. Me consuela que en una oportunidad me dijera que ojalá toda mujer tuviese un Jouffé en su vida. Ignoro si todas piensan lo mismo. Dudoso.

En la revista Caras número 681 con Tonka Tomicic en la portada hay un excelente perfil de Anita González la Desideria.

En el texto se lee que tuvo su primera experiencia lesbiánica en Punta Arenas. Ocurrió durante una gira. El avión no pudo despegar, alojaron donde un matrimonio y fue con la dueña de casa que se inició. Posteriormente sería la conviviente hasta la muerte de la arquitecto Carmen Luz 'Lute' Sotomayor (ocurrida este año).

Este es el texto original de la revista:

“Fue entonces, en el tiempo en que todavía sufría por Pepe Estefanía (su esposo que murió relativamente joven), cuando ocurrió un hecho importante en la vida de Anita. Junto al elenco del exitoso programa Radiotanda participaba de una gira a Punta Arenas, cuando se declaró una tempestad horrenda que obligó a los actores y actrices a alojarse en diversos hogares de lugareños: los viajes a Santiago estaban suspendidos. A Ana González la instalaron en la casa de un matrimonio joven y encantador, mucho menor que ella. La atendieron como la gran actriz que era en los 60.

De regreso a Santiago, recibió una carta. Era de la mujer donde se había hospedado, que le pedía que la recibiera en su casa de Ñuñoa. Ella aceptó la visita. La joven y bella señora del sur de Chile, según confesó después, estaba perdidamente enamorada de Anita González y quería hacer su vida junto a la actriz. Fue la primera relación lésbica de La Desideria y duró unos dos años”


Versión del ex Director del teatro Nacional, Hernán Letelier.

"Me llama la atención la cantidad de lolas de 16, 17, 18 años con guaguas".

Con tanto preservativo y píldoras del día después y otros elementos, las parejas insistan en el a poto pelado o no tomar precauciones. Después comienzan los problemas; la mamá de la polola cuida del bebé, la muchacha sale a trabajar y siempre tiene excusas por culpa de la criatura para faltar a la pega, o estudia mal, en fin lo que es infaltable es que el tipo autor de la proeza, un mocoso de la misma edad, se hace humo y no pone billete ni para pañales. Le trizaron la vida a la chica más que al pendejo 'ahueonado'.
Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

01/06/2017 14:31
Contralor atacado por fiscalizar a Codelco

18/05/2015 12:25
Apoya a la niña paraguaya en su lucha

18/05/2015 12:25

18/05/2015 11:32
Titin Molina se la juega por el 9 http://www.youtub...e=
youtu.be

04/05/2015 15:24

sumac
03/04/2015 13:33
Critica nos ... escribo del documental . ES una forma de aportar al mejor VALOR de nuestra identidad .TAUCÁN .-
Tiempo de generación: 0.10 segundos 2,307,369 Visitas únicas