Noviembre 22 2017 04:12:02
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 1

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
LA FÉRREA MADERA DEL DUELO: LOS POEMAS DE SUECIA Oliver Welden
Columna de Arturo VolantinesLa férrea madera del duelo LOS POEMAS DE SUECIA Oliver Welden



Por Arturo Volantines


La obra llamada “Los poemas de Suecia” (Editorial Betania, 2014) es una mirada desde lo contemporáneo y personal hacia lo remoto; un túnel que se mira desde el corazón; un racconto, entre lo perdido y la nublosa del presente. Pareciera ser que el poeta no está cómodo en el espacio contemporáneo que canta. Melancolía de casi toda la Generación ´60: la diáspora, el Golpe Militar y la caída final de la utopía bolchevique los dejó huérfanos, solos respirando a los que han sobrevivido. Es un poemario de nube, del invierno y de un país heladísimo; de la muerte y de la otredad.

Sin embargo, la Generación ´60 recupera la historicidad en la literatura chilena; “proyectar una historia mítica en un presente que debe cambiarse”, al decir de Jorge Teillier. También cuando lo explica Octavio Paz, al señalar que la historia viva habita en la poesía; cuando vivimos con Homero en La Odisea o con Borges en El Aleph. Esta Generación heredera del intimismo, da un paso cuando asume la crónica. Son notables los desplazamientos al respecto de Floridor Pérez, Jaime Quezada y Guillermo Ross-Murray. Y se lo lega a su vez a los poetas posteriores: Zurita, Harris, Vidal, Santoro, Ayala, etc.

Por ello, resalta aquí el hecho histórico y la crónica: aparecen situaciones paradojales del pasado y lugares por donde habita el poeta y reflexiona; su mesura no alcanza para el sosiego sino que es desbordado por la pena y la pérdida.
Andar en esta poesía es también otear la literatura universal y el conocimiento del Viejo Mundo; lugares que se vuelven sencillos en el flanear del poeta y del humano sencillo, donde aparecen: la leyenda, el lar y la puerta que se abre para que lo acompañemos, para que nos acompañemos; para que entremos al misterio. Creo que esto es fundamental en esta poesía; el tiempo pierde lo lineal y ascendente para validarse en el presente eterno. O, a lo menos, fluir e intercalarse, donde bailan épocas diversas y dispares.

Me conmueve el texto llamado “Voces en el cementerio sueco”, porque es del ser de este libro: el cementerio visualizado como portento del final. Pero, también de alguna forma del duelo. O, de un símbolo de algo emanente. O, simplemente, de donde hubo vida. Y, ahora, ya, de donde no hay nada, sino soliloquio, y de donde sólo queda el registro. Tal vez, barahúndas que aletean y reclaman por nuestras propias vidas: “Las voces confundidas con el crujido de las hojas/ bajo mis zapatos por los senderos entre las tumbas/ una mañana de domingo y madreselvas/ en un cementerio solitario, eran antiguas/ como las lápidas: Gunilda Nilsson 1818 –decían– Johan Gadd 1825 Olaus Söransson 1816 –decían– decían las voces en la piedra y en el musgo oscuro,/ foráneas y desconocidas para mí el extranjero,/ Behrens 1854 Ohlson 1823 Goransson 1827,/ y sin embargo en ellas pude reconocer las voces/ de los que una vez amé y enmudecieron,/ como el sonido de las hojas bajo mis zapatos/ que se apaga mientras me alejo entre las tumbas”.

Este texto intenso, posee una fuerte carga dolorosa. Ahí andan sus muertos. La madurez del poeta no es sosiego sino apunte, convivencia con sus otros poetas. Duelo. La férrea madera del duelo. Seguramente, Santibáñez, Deisler y Alicia Galaz acompañan, porque aquí los vivos y muertos sólo son estados del pensamiento; lo tremendo de este flanear: es el mundo que se nos cae a pedazos.

Leo con atención este poemario en tiempos nocturnos, donde ya no hay bolcheviques ni zuavos atacameños y donde la corrupción se pone sus mejores galas. El poeta Welden pasa con su mochila, y cuela persistencia: plumilla de poesía innegable. Acude al ser: construye memoria y vida; lejos, muy lejos del acartonamiento y desenfado barato que pulula en ciertos pericotes en el norte. Por ello, creo que es un gran ejemplo para la nortinidad. Debajo de la nieve, el poeta sigue apostando a dar vida, aunque esté en medio de la escharcha.
Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

01/06/2017 15:31
Contralor atacado por fiscalizar a Codelco

18/05/2015 13:25
Apoya a la niña paraguaya en su lucha

18/05/2015 13:25

18/05/2015 12:32
Titin Molina se la juega por el 9 http://www.youtub...e=
youtu.be

04/05/2015 16:24

sumac
03/04/2015 13:33
Critica nos ... escribo del documental . ES una forma de aportar al mejor VALOR de nuestra identidad .TAUCÁN .-
Tiempo de generación: 0.09 segundos 2,411,065 Visitas únicas