Febrero 21 2018 12:01:32
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 1

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
TRASLADAN ATENCIÓN PRIMARIA EN SALUD A CESFAM URBANO DE ILLAPEL
Crónicas del escribanoMIGRACION DE LA ATENCION PRIMARIA EN SALUD (APS)
DESDE HOSPITAL DE ILLAPEL A CESFAM ILLAPEL URBANO
Julio Contreras Leiva

El jueves 28 de diciembre de 2017, se produjo un hito histórico en el desarrollo de la salud pública en la ciudad de Illapel. El Hospital de Illapel, Dr. Humberto Elorza Cortés, procedió por mandato del Servicio de Salud Coquimbo al traspaso definitivo de las acciones y funciones comprendidas en el proceso de atención de salud de la población beneficiaria de Fonasa comprendidas en la Atención Primaria en Salud, (APS), continuando con tales funciones el Departamento Municipal de Salud, organismo que estará a cargo de satisfacer las necesidades de atención de salud a los habitantes del sector urbano de Illapel y cuyas acciones se realizarán en el flamante y moderno edificio identificado como “CESFAM ILLAPEL URBANO”.

Así planteado este hecho histórico, no ha sido fácil para los funcionarios de Hospital de Illapel, asumir el proceso de migración de la Atención Primaria en Salud, toda vez que este singular proceso técnico, asistencial y administrativo, implica solamente el traspaso de funciones de la salud primaria, puesto que no comprende a ningún cargo de la dotación de recurso humano asignada al establecimiento, ya que la administración de personal del Cesfam Illapel Urbano, se rige contractualmente por el régimen de la Ley N° 19.378, sobre Estatuto de Atención Primaria de Salud Municipal.

La Salud Primaria ha sido ensalzada en la cultura organizacional de la salud pública bajo la sigla “APS”. Sin embargo, el Ministerio de Salud comienza a desarrollar esta política pública para la salud primaria a partir del año 1952, al crearse el Servicio Nacional de Salud, (SNS), que asume las funciones de promoción y prevención a través de los consultorios adosados a los hospitales públicos.

El Hospital de Illapel, para que nadie pierda la memoria, ha sido durante más de 40 años el fundador y forjador de la Atención Primaria en Salud, (APS), al asumir con plenitud y cumpliendo invariablemente desde el año 1978 las orientaciones universales para la gestión de la APS en la conocida “Declaración de Almá-Ata”, en donde las autoridades de salud del mundo definieron las líneas de acción para construir políticas de salud sustentadas en la Atención Primaria como estrategia prioritaria y que vino a subrayar la importancia de ella para alcanzar un mejor nivel de salud de los pueblos. Su lema fue “Salud para todos en el año 2000”.

En este azaroso andar, resulta primordial poner en valor el éxito en los indicadores de salud alcanzados en la comuna de Illapel, en su relación con la APS, todo ello ha sido posible con el aporte de notables generaciones de funcionarios y funcionarias que con denodado entusiasmo y vocación de servicio público registran una frondosa historia laboral de servicio a la comunidad, particularmente, cuando realizaban una doble labor, tanto en el sector urbano como rural, sufriendo el rigor de caminos de tierra llevando hasta allí, los esenciales controles de salud a los lugares más apartados e inhóspitos de nuestra tamaña ruralidad mediante el sistema de rondas médicas asistiendo de este modo a las Postas Rurales diseminadas por toda la comuna de Illapel.

Durante cuatro décadas, el nivel de desarrollo y entrega de las acciones de salud con el debido profesionalismo y dando cumplimiento a los estrictos controles de calidad, oportunidad, eficiencia y eficacia, fueron una preocupación inmanente de los propios trabajadores del nosocomio illapelino. En el denominado “Consultorio-Adosado, allí galoparon en forma híbrida, junto a la atención secundaria y de Urgencia. A falta de dotación de médicos, es dable destacar a las notables generaciones de “Practicantes”, que asumían verdaderos desafíos en la práctica resolutiva de la medicina de Urgencia, tanto en el sector urbano como rural. Este grupo de trabajadores conocidos en la nomenclatura como los “Técnicos Paramédicos”, son los más numerosos en todos los hospitales de Chile, indudablemente, constituyen la verdadera columna vertebral en que se sustenta el sistema público de salud.

Asimismo, es primordial en el trabajo colaborativo el que desarrolla el personal de apoyo administrativo, que durante estos años ha tenido el privilegio de evolucionar desde los registros manuales de datos estadísticos en salud hasta la modernidad digital. Notables fueron en aquella época la pulcritud y exactitud de los registros estadísticos y contables que sentaron las bases de las actuales normativas de transparencia y probidad administrativa.

Siendo privilegiados actores de este crucial momento de la salud pública illapelina, se puede asumir con una mejor comprensión a partir de la propia dinámica evolutiva que tienen los sistemas de atención en salud. Somos los testigos presentes y a la vez usuarios de cerrar un ciclo histórico de real importancia en que la administración de salud primaria termina en el Servicio de Salud Coquimbo y pasa a la Administración Municipal.

En este cierre de ciclo para bien o para mal, resulta imprescindible reconocer que en la vida del trabajo, para el trabajo y con el trabajo, sus protagonistas, es decir los trabajadores de la salud pública, son quienes asumieron muy bien las oportunidades de desarrollar la más increíble experticia, dejando un tremendo legado conocido como “voluntad funcionaria”, que es imprescindible para trabajar desde la carencia de recursos, asumiendo oportunamente la suficiente acción para vencer los escollos tanto materiales, técnicos o administrativos con que inevitablemente se acompañan los procesos administrativos en su dinámica burocrática.

Por ejemplo, es digno reconocer y destacar a los funcionarios y funcionarias que conformaron los esenciales equipos de trabajo, Médico, Enfermera, Matrona, Asistente Social, Nutricionista, Kinesiólogo, Técnicos Paramédicos, Administrativos, a cargo de los programas específicos de la Atención Primaria en Salud del Hospital de Illapel, con una determinada población en control y quienes ante el “deber ser”, y “el deber hacer”, como profundo valor ético, asumieron sus labores asignadas aplicando rigurosamente los protocolos de atención, logrando así desarrollar una verdadera filosofía de familiaridad con los usuarios o pacientes a quienes en estas cuatro décadas proporcionaron con paciencia y pasión la esencial pedagogía amigable, y que es situarse en el dolor ajeno, al realizar en la cotidianeidad del trabajo la esencial educación permanente en los controles de salud, que es el eje fundamental para fomentar las acciones preventivas.

Allí, en tal labor diaria se asumió como propia cada acción de salud ligada a los diversos programas de atención que se proporcionaron en las distintas dependencias del “Consultorio”, del Hospital de Illapel.
Esa práctica de la vida funcionaria es la que realmente demuestra estar incondicionalmente al servicio del otro, y es efectivamente practicar éticamente el ser interior que conduce a los trabajadores de la salud por los caminos del éxito al asumir como propia la vocación de ser un servidor público, con esa fuerza de la mística funcionaria. Indudablemente, se han situado en el sitial de los imprescindibles, asumiendo prolijamente el deber ético superior de ser los auténticos servidores públicos. Este reconocimiento no pasa por vanas palabras oportunistas u ocasionales, sino que es el peso de la historia de la salud pública illapelina, creada, movilizada, y hecha realidad por los propios actores sociales, como lo son sus propios trabajadores.

Los desafíos que debe asumir desde el ahora ya la comunidad illapelina, es insertarse obligatoriamente en un sistema sanitario que, basado en la atención primaria de salud, orienta sus estructuras y funciones hacia los valores de la equidad y la solidaridad social, con suficiente capacidad para responder equitativa y eficientemente a las necesidades sanitarias de los ciudadanos y facilitar el derecho de todo ser humano a gozar del grado máximo de salud que se pueda lograr sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social.

El jueves 28 de diciembre de 2017, en que el calendario cristiano celebra paradójicamente el santoral de los “santos inocentes”, implacablemente, como comunidad de usuarios, pasamos desde un acto administrativo de “Traspaso”, a ser parte fundamental como ciudadanos consultantes los denominados “usuarios”, de un proceso que con todos los apoyos del Estado a través del Ministerio de Salud, nos proporcionará el mejor acceso a la puerta de entrada al proceso de atención en Salud, como se le conoce a la Atención Primaria en Salud.
Illapel, 12 diciembre de 2017.
Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

01/06/2017 15:31
Contralor atacado por fiscalizar a Codelco

18/05/2015 13:25
Apoya a la niña paraguaya en su lucha

18/05/2015 13:25

18/05/2015 12:32
Titin Molina se la juega por el 9 http://www.youtub...e=
youtu.be

04/05/2015 16:24

sumac
03/04/2015 13:33
Critica nos ... escribo del documental . ES una forma de aportar al mejor VALOR de nuestra identidad .TAUCÁN .-
Tiempo de generación: 0.01 segundos 2,538,951 Visitas únicas