Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 39

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/choapa12/public_html/files/maincore.php:35) in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 186
El diario digital del Choapa - Noticias: EN EL AÑO DEL FEMINISMO: IBSEN
Diciembre 09 2019 13:32:33
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 2

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
EN EL AÑO DEL FEMINISMO: IBSEN
columna de Andre JouffeHEDDLA GABLER, IBSEN Y 2018, AÑO DEL FEMINISMO
Por André Jouffé
Si el dramaturgo y poeta noruego Henrik Ibsen hubiese seguido su carrera de farmacéutico en estos tiempos, jamás habría colaborado con las grandes cadenas coludidas.
No es casual que la versión modernizada y que dirige Claudia di Girolamo se presente este año, cuando más que nunca se discuten las igualdades de género.

Ibsen escribió en 1878, trece años antes de estreno de esta obra: “Existen dos códigos de moral, dos conciencias diferentes una del hombre y otra de la mujer. Y a la mujer se la juzga según el código de los hombres. Una mujer no solo puede ser auténticamente ella en la sociedad actual, una sociedad exclusivamente masculina, con jueces y fiscales que la juzgan desde el punto de vista masculina”.

Por algo vivió 27 años fuera de su país a distancia de la iglesia luterana. Criado en un hogar pudiente, su vida cambia en forma radical con la ruina de su padre. El propio Ibsen encuentra un pavimento hirviente para establecer un norte económico estable que sólo consigue en los últimos de sus 78 años.

Si en Hedda Gabbler el temblor siembra miedo, en Casa de Muñecas, su otro opus previo de esta segunda etapa de su creación, es el terremoto mismo. Desde sus primeros estrenos el 21 de diciembre de 1879 en el Teatro Real de Copenhague y el 20 de enero de 1880 en el Teatro Nacional de Cristianía, Nora, su protagonista, y su portazo final, se convirtieron en bandera del feminismo y su autor en su abanderado.

La que vimos en el GAM, a un razonable precio de 3 mil pesos para adultos mayores y estudiantes, es una puesta en escena moderna, confusa, con hojas secas otoñales en lo que es un salón, dos sofás inmensos que se desplazan por la sala, una simbología en base a la criada que instala floreros a cada instante y se alisa la falda en forma obsesiva son algunas de las características de la versión de Alexis Moreno. Las actrices realizan gestos inusitados, como durante un dialogo aferrar su sexo sobre el vestido, ajustarse la ropa interior por encima de las faldas la ropa interior, en fin, elementos de distracción necesarios para una obra sin intermedio de dos horas y media.

Tampoco están ausentes los aproximamientos lúdicos entre Hedda y Thea su amiga del colegio que le tiene un terror pánico conjugado con una atracción. Las poses de las actrices hubiesen provocado infartos a mediados del siglo XIX, como también el detalle: ninguno de los actores usa calcetines, los tres varones con pies directamente enchufados al zapato. Vemos a Gloria Munchmeyer como la tía Julian, en un rol breve y a Marcela Salinas, como la temerosa Thea, extraordinaria.

En cuanto a la protagonista, la elocuencia histriónica de Amparo Noguera es notable; sobreactuada de manera alevosa, sus largas piernas y brazos desnudas, se desplazan-desparraman, llenando el tremendo escenario y convirtiéndola en centro constante de atracción. Su papel ha sido encarnado en el cine por Ingrid Bergman, Isabelle Huppert y Cate Blanchett. Amparo está plenamente a la altura.

Persisten, pese al drama, toques de humor. La excelente música escogida por Miguel Miranda, conlleva a la pesadilla y a una letanía escalofriante.

Una obra para enardecer a generaciones en vías de extinción y para evocar que el tema de los derechos de la mujer no es un fenómeno contemporáneo. Tuvo en Ibsen su paladín.
.
Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

No se han enviado mensajes.
Tiempo de generación: 0.02 segundos 4,330,018 Visitas únicas