Navegación

Usuarios Conectados

· Invitados: 2

· Miembros: 0

· Total Miembros: 7
· Último Miembro: Patronico

Iniciar Sesión

Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.

Mini Charla

Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

No se han enviado mensajes.

20 de mayo de 2012

columnaSoy un gordofóbico. Nunca me ha gustado la gordura en sí.
Odio la adiposidad partiendo por la propia, de mi enorme panza, que detesto aun mas mientras preparo un emparedado de jamón y queso a las dos de la mañana en la cocina producto de mi desviación del disturbio dstímico epiléptico que del alcohol se trasladó a la gula.
Detesto los quejidos que emano cuando me agacho a ponerme los zapatos o a recoger algún objeto.
A mi pareja la he sometido a chantajes surtidos a cambio de 20 kilos menos. Hasta huelga sexual. Veremos que resulta.
No puedo dejar de sentir escalofríos cuando veo un video mostrado el martes pasado en el Hotel Cabo de Hornos de Punta Arenas con docenas de muchachas excedidas de peso bailando zamba. Algunas terribles, y miles de personas guatonas, mirándolas.
Me indigna que haya jóvenes que atiendan en DIN de calle Bories que son tan potonas, tetonas y guatonas, que no dejan pasar al cliente no menos obeso por los estrechos pasillos del negocio. ¿Cómo ningún jefe les impone una dieta?
Aquí, especialmente en el extremo sur, las mujeres parecen embarazadas de pan. Uno duda si en el vientre llevan grasa o portan una criatura.
El sociólogo Nicolás Harambour, comenta en La Prensa Austral, que en ninguna región como la magallánica, las dependientas atienden tan mal al público. ¿Cómo van a atender bien si ya moverse les cuesta un mundo? Poner en actividad tanta masa adiposa, constituye una odisea.
Las pone de malas pulgas eso de que deban despegar el tremendo culo del asiento. Mientras las observo, imagino sus pliegues abdominales, me pregunto cómo encajan en el wáter y como tiran, qué poses adoptarán, si hay pene suficientemente largo en el mercado varonil que sea capaz de atravesar tantas barreras de grasa. ¿Quizás por ello tanta oferta por internet de penis growth (alargue fálico)?
Veo unas abuelas en la piscina Municipal, casi todas regias, poquito peso demás. Tienen cuerpos que superan los de sus hijos y nietos. Ellas mismas me lo confiesan; para las comidas tomaban agua y los alimentos sin aditamentos como el kétchup, la mayo y otras basuras. Postre fruta o caseros.
Se ha fijado que en casi todos los alimentos ahora imprimen en las etiquetas: saborizantes idéntico al natural. O sea, no contienen nada auténtico. Basta con la leche condensada, tiene el sabor de antes pero no huele a nada. Porque de leche condensada pura queda poco.
Mis tres hijos mayores son delgados, la chica va para gorda y la estimulo con objetos no comestibles; evito la mayo, los dulces, el pan. Un amigo ahuyentó el pan del menú de su hijita, pero como era ansiosa, adolescente sustituyó la marraqueta por otros objetos y quedó prematuramente embarazada.
Mi abuelo falleció a los 65 años hace 64. Entonces a nadie le llamó la atención porque se ajustaba al promedio de vida de la clase media.
Hoy morirse a mi edad, es relativamente joven, a los 74, no estaba tan viejo y a los 80, es decente.
En consecuencia, vean ustedes mis tiempos. En nueve años, estaré poco menos que pasado de la hora, así que debo concentrar todo en los cuatro y medio que me quedan para los 70; por ejemplo que mi hija me vea bien. Luego hay que desaparecer de la vista, que el último recuerdo no sea de un viejo decrépito.
Claro que al verme el miércoles pasado en Teletrece, por lo del Festival de Cannes, hablaba como veterano de noventa y parecía de cien.
La bruta de Michelle Carvalho aparte de ir a cagarle la carrera a Alexis Sánchez a Barcelona señala que n o quiere regresar a este país de gente tan asquerosa. La, nauseabunda eres tu, pobre huevona.
A todo esto, quieren un hombre gol en el barça ya que se han dado cuenta que el chileno no lo es y en Messi recae la responsabilidad de meterla dentro del arco. Entonces, ¿se acabó la calentura por Alexis? Fregado el tema.
En la USS, cuando era director de carrera, la orden perentoria era alcanzar metas. 30 alumnos para primero. ¿Cómo en una carrera tan sobrevendida como Periodismo? Aceptando alumnos de 200 puntos en la PSU e incluso si mal no recuerdo, una alumna que escribía muy bien, ni siquiera con esta prueba rendida.
Mano de obra reguleque según los parámetros de Boza, a quien trajeron nada más que para ponerlo en vitrina y acaparar alumnos en la nueva carrera de arquitecturas. Pero igual se colocaron varios en muy buenas pegas como cancillería, CNN y hasta una notable notera de PP, Mariela Sotomayor. Tengo otra en la embajada de un país árabe, más algunas en otras labores muy dignas. Y eso que más de una era del despreciable, según Boza, C2,C3.
Cecilia Bolocco comenta que esperaba de Ménem un papá mejor, que juagara a la pelota con su hijo. ¿Esta trastornada la ex Miss Universo? De un veterano setentón, ¿acaso anhelaba un anciano rugbista?
Como gran cosa le hizo a Maximo Saúl, y todos se imaginan como.
Vamos al primer café con piernas en Punta Arenas, en Nano´s que tiene dos locales, uno express donde se ve y se hace lo que imaginan. Por dos lucas la atención es regia, somos los dos únicos clientes a las 10 de la mañana. Una chica, Ana Gabriela es paraguaya. Lleva un mes en Chile De un zuácate la trajeron del pueblo cercano a Asunción a esta ciudad. ¡Qué cambio señor! La chica debe tener 19 a 20 años, no parece que la trajeron a la mala. Pero por lo menos debieron darle una escala en un clima más cálido antes de hacerla saltar del cuasi trópico a lucir en shorts aquí. Maura es la otra dama, simpática, eficiente. Atrás diviso un ambiente como reservado. Me guardo preguntas y comentarios. Toda hora es buena cuando se puede.
Francisco Mouat entretiene con sus “Crónicas ociosas”. Pasé por su libro varias veces sin pescarlo, hasta que en el Dibam lo escogí.
Lo único que le reparo es un último jueves 23 de septiembre de 1988 como si hubiese otro último jueves 23, el siguiente era 30.
Extraordinaria la historia de Ted Robledo, la de la fotógrafa que durante año y medio toma la misma foto, lo de Lindbergh y Justo Encina. Un poco lata me dieron sus homenajes a los tatas y nonas y a la mamá, medio Julito Martínez lo encontré. Notable el relato del pobre auxiliar de Ripley que por ayudar a una veterana a llevar el televisor a la casa es asesinado por el marido de la vieja que lo confunde con un ladrón. Todos hechos reales.
Me maravilla la historia de Robert Walser, amigo de Carl Seelig, que se interna los últimos 23 años de su vida en un manicomio, por propio gusto, para vivir allí “en la paz del sanatorio. manicomio…. Hay historias maravillosas como la del perro en el Mapocho en el cual aparece el abogado de mi padre Godofredo Stutzin. El leguleyo defendía la especie pero también al primer depredador de animales, el autor de mis días, peletero.
Espero que Jorge Babarovic me mande El último tango de Allende de Roberto Ampuero.
Está en pleno apogeo Cannes y veo que Ken Loach sigue siendo hijo predilecto. Tal como antes invitaban a Herzog todos los años, el inglés es seleccionado una y otra vez.
En 1987, Silvester Stallone y Arnold Schwarzenneger tuvieron su frente a frente pese a las reticencias del primero. Debían fotografiarse juntos pero la estatura del ex de María Shriver era superior a la de Rambo. Los agentes llegaron a un acuerdo: Sly posó con zapatos con plataforma.
Nick Nolte en 1989, para la presentación de New York Stories, estaba tan ebrio, que no pudo bajar de su habitación al almuerzo con la prensa. Lo reemplazó dignamente la co estrella Rosanna Arquette.
Gabriel García Márquez era presidente del jurado y para la entrega de Palomares era obligatorio el uso del smoking. El premio Nobel de Literatura trató de negociar hasta última hora una excepción, pero ni siquiera su calidad de galardonado, logró convencer a los organizadores.
Valentina Vargas en un almuerzo con productores de el lujoso Hotel Carlton, escucha que vendrá Harrison Ford. La chilena le pregunta a Odette Duhau, una compatriota acreditada: ¿Quién es él?
Cuando Madonna concurre a presentar “Desesperadamente buscando a Susan” de Susan Seidelman en 1985, el público que la ve desfilar por la Croisette queda asombrado por su diminuta estatura. Entonces accesible y sin guardaespaldas, estaba muy enamorada de Sean Penn.
En el 2008, un grupo de chilenos aprovecha el descuido de los guardias para hacer un vistoso streaking en las escalinatas del palacio. Las fotos aun circulan por las redes sociales.
Este año, asiste Kirk Douglas para presentar un libro sobre la producción de Espartaco, película que hiciera en 1960. Su hijo Michael se recupera de cáncer y su nieto está preso por tráfico de drogas.
El Palta Meléndez me escribe que fue a ver Drácula de Dario Argento otro veterano cannois en otra versión del vampiro, siempre apasionante. Su hija Asia, siempre a su lado.
Iré a ver a la futura senadora, Jackie van Rysselberghe en julio para pedirle ayuda en la película que haremos con William Levet sobre Admundsen y Max van Rysselberghe, ambos a bordo del Bélgica. La de los suizos, Friburgueses en la Patagonia, la terminamos, al fin.
A propósito de los 25 años del Miss Universo de Cecilia Bolocco Fonck, a fines de mayo de 1989, Enzo Bolocco me encarga las relaciones públicas de la empresa de computadores que representa en Chile, Amstrad.
Buen pituto desde revista Cosas, no quitaba mucho tiempo y la nueva era recién ingresaba a la sociedad chilena sin imaginar que con el tiempo iba a ser indispensable.
Hijo del fabricante de los televisores del Mundial del 62, que llevaban el nombre de la familia, Enzo había sentido del impacto de la libre importación y de la preferencia nacional por los productos extranjeros. En otras palabras, Arica, sede de la industria, cerró sus puertas.
Una tarde de agosto me invita a almorzar al Due Torri en la avenida El Bosque de la comuna de Las Condes. Lo acompaña Cecilia, a quien no conocía personalmente. La joven muy silenciosa escuchaba como su padre en resumen, me decía: “Cecilia se va a casar, tiene que ser una boda digna aun cuando Rosemary (Fonck, la madre de la joven), quiere realizarla en la parroquia del barrio Vitacura, al lado de la casa donde vivimos. Vamos al grano: no tengo como financiar algo de esta envergadura”.
Hasta ese entonces, salvo el matrimonio de Raquel Argandoña y Eliseo Salazar en 1981, nadie vendía o compraba bodas. La animadora y el piloto, hicieron un canje con el restaurante La Estancia y fue en este lugar, cerca del Arrayan al oriente de la capital, donde realizaron la fiesta luego de la ceremonia religiosa en la Iglesia de San Francisco. Enrique Lafourcade en la contraportada del cuerpo de reportajes de El Mercurio, se hizo el pino con una crónica burlesca de antología.
Le sugerí tímidamente que la ofreciera a Paula u otra revista similar, antes de dar la estocada propia. Enzo ya lo había intentado, confesó como amilanado. Ordenamos el almuerzo y mientras el padre de la novia bajaba un campari, rajé hacia la revista a tres minutos del restaurant, y le dije a Mónica Comandari y al gerente comercial de entonces, Juan Jorquera: “Aquí está la papa”.
Volví donde los Bolocco con todo el apoyo para darle el vamos al matrimonio. De hecho, ya lo puedo contar, de los 10 millones de costo efectivo, mucho se canceló con los convenios publicitarios; la carpa, todo el licor, la banquetera, en fin. El saldo corrió por cuenta del novio Mister Michael Young.
Hubo un detalle no menor; como revista éramos incapaces de producir la boda y a la vez, dedicarnos a las tareas periodísticas. Así llegó a Cosas Tomás Cox, quien organizó todo lo relativo a seguridad, permisos municipales, cierre de calles y miles de aspectos que iban surgiendo. Cox había tratado con Cecilia para la inauguración del Estadio Monumental de Colo Colo, cuando la Miss Universo desciende del helicóptero al césped ante el éxtasis de miles de hinchas.
Tuvimos las entrevistas exclusivas de la novia como parte del convenio pero para mantener el bombo, dejábamos un amplio espacio abierto a todos los medios para que no se nos desinflara el happening.
Michael Young puso lo mejor de su parte, era una persona encantadora.
En diciembre fui a Nueva York para la entrevista de la pareja. Pese a que convivían en el mismo departamento, era menester presentarlos como independiente, una especie de defensa bizarra y drolática de una virginidad en apariencia. Como si ambos reservaban el sexo para el matrimonio y que no pasaba nada entre ellos, cosa que el tiempo se encargó de demostrar que así nomás era y por algo la unión terminaría pocos años más tarde.
Cecilia amsiaba imponerse en los Estados Unidos, nunca sabré si amó lo imposible en Michael Young o fue solo el interés por el derecho a trabajar ene se país como esposa de un ciudadano norteamericano
Michael a su vez, demostrarle a su familia que había hecho lo posible por alejarse de las minorías discriminadas aún, pese a todo.
Mi molestia, fue ocasionada porque defendí a ultranza la unión por amor y fui sordo ante las sugerencias-voz sabia de Italo Passalacqua de por medio- de que la realidad era otra.
En dos oportunidades en 1990, los fui a visitar a Atlanta. Cada uno vivía su derrotero; no capté sino hasta dos años más tarde en Miami, en otro encuentro, que se reunían para la foto.
Sobrevino una separación con escasos motivos claros y convincentes y muchos rumores sin desmentidos. Posteriormente, hubo asomo de romances conocidos de la Miss con Kike Morandé, Keko Yungue y otros anónimos.
Cuando ocurre lo de Menem, imagino que Cecilia se enamora del poder. Antes de convertirse en decrépito, el político argentino era encantador. Pero acto seguido después de la boda en La Rioja con sus locros, Ménem debe cumplir arresto domiciliario. Le acompañan sus viejos amigos que le hablan en sirio, quizás inhalan del narguile (pipa de agua), me cuentan entonces, que la Miss Universo bramaba de histeria.
Luego, la separación virtual, los escándalos, las fotos de Ángel Mora Fuenzalida con Cecilia desnuda junto a quien luego sería el padre del hijo de Marlén Olivari y finalmente el divorcio.
Después de fabricar tanta desdicha, recién este año la mujer de 47 eternas primaveras parece haber ahuyentado el acoso de las cámaras y los primeros planos, ahora concentrados en protagonistas de Yingo, las Kel y las Vale.
A lo lejos, pienso que Cecilia ha vuelto a ser en el fondo la mujer pálida, de ojos y pelo castaño, aunque se disfrace de rubio como mujer símbolo de casas comerciales. Me atrevería a sostener que, tal cual, como madre y sola, más lo que me dicen, es más feliz que nunca.



Comentarios

No se han publicado comentarios.

Enviar Comentario

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.

Valoraciones

La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Tiempo de generación: 0.01 segundos
4,719,944 Visitas únicas