Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 39

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/choapa12/public_html/files/maincore.php:35) in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 186
NUEVO DIARIO DIGITAL DEL CHOAPA - Noticias: 14 de septiembre de 2012
Diciembre 12 2018 12:00:23
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 2

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
14 de septiembre de 2012
columnaSe nos fue Raquel Correa.
Una mujer dulce y tierna en la intimidad. En 1977 le arrendamos con Tatiana su casa en Con Con; un bungalow precioso, hecho por Eduardo Amenábar, su esposo, acogedor y sencillo.
Al llegar nos pidió que si podíamos dejarla dormir siesta con nuestro hijo Cristóbal de tres meses. Nos dio algo de nervio, pero se lo dejamos y fuimos a pasear. Al regreso dormía plácidamente con el niño. Luego partieron y durante dos semanas vivimos en el hogar costero de la periodista.
Severa, implacable y a veces hasta ácida.
Cuando firmaba mis artículos en 1967, me amenazaba con acusarme en el Colegio de Periodistas por no estar registrado. Me faltaban los dos años de imposiciones para obtener la colegiatura, elemento que reemplazaba al titulo universitario. Llegué solo hasta segundo año- de cuatro no cinco como el lucro actual-, en la UC porque un profesor que luego fue embajador en China, me llevo a trabajar a Siete Días luego de trabajar en Magallanes. Y las ofertas laborales eran numerosas que cuatro pegas simultáneas era cosa común.
Luego Raquel se convirtió en defensora d suscrito, especialmente cuando me atacaba María Eugenia Oyarzun. Pero es un detalle. Su solidaridad, su vehemencia e inflexibilidad en cuanto a ética se refiere, la hicieron un adalid del periodismo.
La persiguieron por ser consecuente; no fue de la UP pero después del once un tiempo la trataron como si lo hubiese sido. Cuando cesante del Vea y de la televisión, la llevé a Sopesur pero antes que asumiera, apareció Cosas y fue su entrevistadora estrella.
Tuvo la muerte ideal, súbita, sin dolores, como la que quisiéramos todos. Por fin supimos su edad, estaba en los 78. En estos tiempos no se es viejo antes de los 85. Adiós Raquel, la mujer de tanto sufrir y tanto entregar.
Antes que nada, un minuto de silencio por el dolor que enluta a Benjamín y Pampita. Es lo peor que puede ocurrirle a los padres, es la revolución contra la naturaleza, pero la juventud de ambos les permitirá recordar con dolor y a la vez, con el tiempo, traer al mundo otro ser, nunca igual al que partió, pero que llenará de algunas formas su existencia.
De Livingstone, su muerte hasta fue duelo nacional. Un gran deportista. Pero lo otro, a Little bit too much como el Estadio Nacional Julio Martínez
Vino Luchín Hernández. Iba rumbo al Municipal de Punta Arenas cuando me encuentro con uno de los hombres más generosos de Illapel. Quedé de llamarlo para que almorzáramos o comiéramos juntos, quería que conociera a Isidora, quería agradecerle todo lo que hicieron por mi en tiempos complicados.
Pero hubo unos enredos en este far west del fin del mundo para qué les cuento. Los del Denis Cortés no son nada comparados con éstos. Me citaban a las ocho de la mañana y me soltaban a medianoche. Y llegó el sábado y cuando creí, hubo un problema en el teatro y soné.
No sé como arreglar el tema que no se me aleja de la mente.
Acaba de entrar en circulación el libro “Insaciables” de Patricia Lutz, periodista, y Mónica Echeverría, docente y esposa octogenaria del arquitecto Fernando Castillo Velasco.
Me cuentan que Patricia estaba muy feliz en su trabajo en el SIM-Servicio de Inteligencia Militar-, para el 11 de septiembre con su ex esposo y colega, Alejandro “Momo” Valdés.
Con el fallecimiento en extrañas circunstancias de su padre, el general Augusto Lutz (enviado a cargo de la V División en esta región el 10 de julio de 1974) como que aprendió que en Chile ocurrían cosas raras. Pero la verdad es tal como en la Alemania de Hitler, hubo muchos que decían no saber nada y pretendían hacernos creer que las grandes chimeneas a la distancia, en el campo, eran de faenadoras de gansos y no de judíos.
“Insaciables” (Ed.Random House Mondadori) el general Pinochet (Aurelio Petochet) y su esposa Lucinda Didier-harto poco originales las chapas-, no cuenta mucho de nuevo.
Si me sorprendo con dos historias que yo mismo publiqué en un libro por el cual fui a su vez acusado de plagio por apoderarme indebidamente de diez o doce líneas. En Primeras Damas (Editorial Planeta 1999), hice uso de unos datos proporcionados por mi editor que no informó que estos tenían autoras. Los pagué moralmente a un muy alto precio.
Uno de los capítulos hace mención a mi relato de cuando en un viaje a Nueva York, me toca al lado una periodista vinculada al gobierno militar que sollozaba incesantemente. Nos conocíamos de antes y dejando política de por medio, le pregunté por las razones de su congoja.
Entonces el personaje que aparece como Mimí Retamales en la semi- novela y cuyas iníciales en la realidad son NM, me cuenta que fue sido sorprendida en falta con Tito y que la mandaban a un cargo en el exterior por presión de doña Lucia. Eran contados con los dedos de una mano los que trataban de esta manera al general, solo las periodistas Mónica Comandari, Patricia Guzmán y María Eugenia Oyarzún, que yo sepa.
Tal como señala el libro escrito por la madre de la historiadora y ex mirista Carmen Castillo Echeverría y la hija del antiguo comandante en Magallanes, si Pinochet era insaciable con el poder, su esposa era arribista en exceso.
Los temas de infidelidad incluyen un capítulo sito en esta ciudad, en un afamado burdel de Punta Arenas y se lee: “Los oficiales la llevaron (a la meretriz) al penthouse de un edificio recién construido donde la esperaba el general. Cuenta la mujer a las autoras más de tres décadas ocurridos los hechos: “No hubo conversación”. Y luego entra en detalles poco eróticos y simplones que pueden leer ustedes mismos en el ejemplar.
Donde me aparece la duda es cuando la mujer denominada Hilda afirma: “Siempre lo vi como un negocio. No lo estimaba ni lo odiaba. Fue una pega que duró dos años y jamás lo volví a ver”.
Es decir que cada vez que Pinochet viajaba sin su esposa a esta ciudad lo reunían con la tal Hilda.
Además, al general le gustaba mucho el coqueteo y poco el “puterío”
En cambio me consta lo de la periodista de iníciales NM y la relación que investigué con la señora Piedad Noé, en Quito. Estuve con su familia y en realidad el general tuvo que optar entre Piedad y su carrera cuando Lucia vuelve a Chile al sorprender a su marido en este amor que caló profundo en Pinochet y, curiosamente, cautivó las simpatías de doña Avelina Ugarte, suegra de la Hiriart, que nunca simpatizó con estos radicales-masones que humillaban a su hijo. Gran parte del relato del amor entre el chileno y la quiteña, aparece en Primeras amas. Pilar era separada, muy bella y refinada que cautivó al aquel entonces joven coronel asignado en Quito.
De hecho Marco Antonio, primogénito de la pareja, reconoce “El era muy respetuoso con mi madre, en cambio ella era insolente, le gritoneaba y le tiraba agua hirviendo”.
Quien soplaba a la mujer del general todas las in fidelidades, era Manuel Contreras. El Mamo Carrasco, en el libro, pulverizó muchas relaciones del general, incluso la de Pelusas Thieman con el general Béjares, a quienes indirectamente presenté en el último Gran premio Sopesur de 1974 en Valdivia, capítulo relatado en LPA el año pasado.
El resto de las andanzas del insaciable, como con Liliana Mahn, que ya no vive para afirmarlo o desmentirlo, la mujer de Iquique y una ex alcaldesa, esta en el ejemplar en librerías. Falta una Odette, de Magallanes, que al parecer se dedica actualmente a la banquetearía y nunca negó su relación con el uniformado.

Viajaba en el Metro de Santiago cuando de pronto el celular anuncia una llamada del extranjero me obliga a bajar del convoy. “Le hablo desde Miami. Soy Ángel Mora Fuenzalida, el paparazzi, usted me ayudó mucho cuando era un desconocido. Apenas se hablar, menos escribir y quiero un libro sobre mi vida”.
De esta manera rematé en el semi trópico, seguí al personaje que fotografió desnuda a la ex Miss Bolocco con la actual pareja y padre del bebé de Marlén Olivari. Asimismo donde sorprendió a Madonna de besos con su amante cubana y a Sharon Stone de besos con Sylvester Stallone.
Me pagó bien pero lo más curioso de todo fue que Ángel solo pidió un ejemplar. Uno solo. Y lo mantiene bajo siete llaves. Si relato el contenido, voy precioso como dijo la propia Bolocco al referirse a cómo quería ver al colega Víctor Moroni Gutiérrez.

Varios personajes que han contratado mis servicios para que escriba sobre ellos en primera persona.
Un empresario español, ex dirigente del club San Luis de Quillota, bastante asiduo a Punta Arenas cuando quiso llevar cordero a la ciudad de las chirimoyas, era fanático del espionaje y lo llevaba en la sangre pues en tiempos de Franco los servicios especiales lo incorporaron a los españoles infiltrados entre los vascos prófugos en Francia para soplar sus actividades.
Como voluntario, viajó a Ecuador por tierra para espiar los pertrechos peruanos en misión voluntaria para el ejército chileno. Fue a comienzos de la década de 1970. Con su pasaporte, nadie lo detenía ni interrogaba y además se dio el gusto de tomar fotos a diestra y siniestra para entregarlas al alto mando chileno.
Cuando sus familiares leyeron el libro-se hicieron solo 40 ejemplares numerados-, se llevaron tremenda sorpresa. Los hijos aprendieron mucho sobre su padre, para bien y para mal. La obra llevaba como titulo: Un legado para mi familia, el esfuerzo de toda una vida.
Uno de sus descendientes comentó: “El legado fue en dinero; papá cuenta que nos besaba todas las noches, pero a las cuatro de la mañana cuando no nos dábamos ni cuenta. Fue una persona ausente, siempre metido en sus negocios. En vez de dinero hubiésemos preferido su cariño, su presencia en las titulaciones del colegio…recién se reivindicó como abuelo”
Tu que me lees, tu sabes que me refiero a ti, gozas de mi mal rato pero la vida es un boomergang. Un día caes tu, otro día, caigo yo, y así, pero no hay que disfrutar el mal turno del otro.
Entonces si eran diez centímetros hace unos días, ahora son veinte los que llevo adentro. Me aguanto y reflexiono que siempre es mucho menos que la rectoscopía.
Pero el viento valdiviano de Manns siempre esta presente, o algo que no te dijo en su oportunidad: mi bella enemiga (o enemigas)

No seas vanidosa amor mío
porque para serte franco
tu belleza no es del otro mundo
Pero tampoco es de éste.
Pamela Díaz señala que sacará las garras en nuevo programa, yo creo que como va, son rollos.
El recién reinaugurado y flamante Teatro Municipal de Punta Arenas, como sus grandes pares en París y Nueva York, tiene sus personajes invisibles que se aparecen en extrañas circunstancias.
Como aficionado al cine, nuevamente rebobino.
París: 1994: Una mañana se instala en mi oficina un señor que dice llamarse Paco de Arauco. En los seis años siguientes nunca supe su verdadero nombre y fue mejor porque resultaba más intrigante.
Nacido en Chile, dijo ser el encargado de la Opera Garnier de Paris y nos dejó invitados con quien fuera hasta un mes mi segunda esposa, Odette Duhau, a “La fuerza del destino”, ópera de Giuseppe Verdi. La potencia del destino de la gentileza de Arauco, nos impulsó a lo más alto de la sala. El último balcón, a unos veinte metros del piso, provocaba tal vértigo al asomarse para ver mejor, que a falta de cinturón de seguridad, uno se aferraba a la poltrona, temeroso de caer clavado en medio de la platea a la menor inclinación.
En otra oportunidad me invitó a conocer los secretos de la Garnier. Nunca imaginé que muy por debajo del teatro, había una gran caverna con una laguna con peces y plantas acuáticas. Una extraña luz tenue iluminaba este espacio de película de fantasía, gracias a la cual uno no se iba de bruces.
Paco habló de sus visiones de Berlioz y Mascagni que solían frecuentan la sala en la soledad de la noche.
Septiembre 2012: Pocos días antes de la inauguración del Teatro Municipal José Bohr, conversaba con la pareja de guardias, una joven y un joven. Ya estaba oscuro y les comenté mi experiencia nocturna en el antiguo Hospital Lautaro Navarro con su secuela de ruidos extraños, sonajeras y movimientos aterradores.
Los guardias señalaron que para ellos era una dicha estar en el teatro ya que les había tocado lo suyo en el hospital y que la cosa realmente no había sido para la risa.
Hasta ese momento todo bien, pero Paulo Gálvez, nuestro Paco de Arauco magallánico, conocedor de todos los recovecos del inmueble acota algo que ya no dejo tan relajados a los custodios: “Bueno, cuando estaban en proceso de restauración del teatro, los obreros vieron en varias oportunidades a Rodrigo Álvarez asomando cerca del escenario…en la buena, como en función de un recorrido por ese escenario en el cual actuó tantas veces. Eran sus visitas, sus saludos.”
El alcalde Vladimiro Mimica, que alcanzó a escuchar esto, no pudo ocultar su asombro y a la vez le sobrevino una pena enorme al evocar a este gran actor a quien visitó en sus últimos días de agonía en el antiguo Lautaro Navarro justamente el 23 de septiembre del año 2008.
Cuenta Gálvez que en otros tiempos, divisaban ocasionalmente a una dama blanca que paseaba por los balcones. Algunos la identificaban con doña Sara Braun Hamburguer.
El miércoles para la gala de reinauguración, el Ministro Luciano Cruz Coke quiso despedirse de Tito Beltrán pues su vuelo de madrugada, le iba a impedir la permanencia hasta el final de la función. El alcalde me índice: “Cuanto Roberto Bravo esté a punto de terminar su ejecución, te llevas al Ministro al camerino de los tenores.”
De esta manera sigilosamente, el actor-ministro abandonó el palco y guiados por Paulo salimos por la puerta lateral hacia el pasillo externo y antes de reingresar al edificio, le indico: “Luciano, mira dicen que por ahí asomaba Rodrigo Álvarez”. El Ministro no lo tomó a la chacota, dijo algo pero como soy medio sordo, perdí su comentario.
Vistos así los fenómenos paranormales, bien podemos decir que nuestro teatro tiene los suyos no le va a la zaga ni al Covent Garden ni a la Ópera de Paris.
Ay Bielsa donde estás. Pero, en una de esas, tampoco atraviesas un buen momento. Yo que tu me hubiese ido del Athletic antes del verano europeo.

Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

No se han enviado mensajes.
Tiempo de generación: 0.08 segundos 3,241,302 Visitas únicas