Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 35

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 36

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 37

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 38

Deprecated: Function eregi() is deprecated in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 39

Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/choapa12/public_html/files/maincore.php:35) in /home/choapa12/public_html/files/maincore.php on line 186
NUEVO DIARIO DIGITAL DEL CHOAPA - Noticias: 14 de abril de 2013
Diciembre 12 2018 10:45:25
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 2

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
14 de abril de 2013
columna
Bueno, llegamos a Francia con Viajar.com. Todo más o menos bien.
Salvo que las maletas quedaron en Barcelona. Tal como lo imaginaba, los Airbus de Paulman Sky son de primera generación; esos te llevan a Buenos Aires y están en estado bastante regular. Son de aquellos que volé en los años 70 en Europa. Partimos a las 06 de la mañana de Punta Arenas para llegar a las nueve a Santiago. Hacer hora hasta las siete de la tarde más una hora de atraso del célebre Airbus de Sky sumaron once horas de mirarnos las caras con Yasna.

Llegamos tarde a Buenos Aires pero Aerolíneas Argentinas con un fabuloso cuadrimotor, excelente atención y todo lo que se quiera, también partió tarde y así perdimos la conexión de Barcelona a Paris y nos embarcaron en el avión siguiente, todo pasando menos que se perdió el equipaje. La hicimos de oro.
Tomamos un tren a Paris y un señor de raza negra culto y simpático nos evitó tomar taxi embarcándonos a la mala en un metro, pues pasajes no teníamos, que nos dejo en la esquina del hotel Central de Paris.

Aquí lo llaman el Harlem de la ciudad francesa, pero es popular y cosmopolita, los blancos somos el 5 por ciento y lo pasamos regio. La primera noche comimos turco y los comensales veían por televisión un partido de Estambul. Valiente como ella sola, sin hablar nada del idioma y de ningún otro salvo el original, partió solita mapa en mano, a pie y solo a pie a recorrer la ciudad. Este verano más repuesta lo hará a partir de mañana. Chapeau por Yasna.
En la calle mucho hombre conversando, de entre 20 y 40. O son cesantes o esposos de las mujeres que trabajan en el barrio de las pelucas y peluquerías de negros de Paris: En una de esas me compro una, peluca, no mujer de...
Y sigo esperando el equipaje, leyendo noticias interesantes en la prensa francesa y frivolidades como que el octogenario Jean Paul Belmondo tiene lola de 20; es el caso Matilde Bonasera y Hernancito a nivel galo.

Los precios chiquillos no son fuera de órbita. Un buen menu cuesta siete mil pesos; o sea Chile está caro de verdad.

Como estoy de viaje y con poco acceso a internet, les mando esta siguiente crónica de la cual había adelantado algo hace unos días.



Un buen amigo me remite “Amor”, de Isabel Allende, mujer que va para los 71 años, como decimos en buen chileno.

Septuagenaria está la princesa de la revolución de las flores, hincha del hipismo, del matrimonio abierto (siempre y cuando fuese ella la de la apertura y no el pobre Miguel, su primer esposo arquitecto) y de las crónicas al límite para la época. En viejas revistas pueden encontrarse fotos suyas disfrazada de vedette de compañía de revistas

Pequeña, vivaracha, no le hizo asco cuando la emparentaron con Salvador Allende, a nivel de dejarla como sobrina en circunstancias que lo era como en sexto grado. Pero, resultaba conveniente en Venezuela y los Estados Unidos, en cómodo semi exilio, nuestra Premio nacional es una mujer que se las trae.
En “Amor”, la originalidad radica en que la autora comienza cada capítulo con una experiencia amorosa o erótica propia, desde su primera infancia hasta la madurez y luego prosigue con dos escenas parecidas en mujeres de la edad en la medida en que va avanzando el tiempo, extraídas de sus propios libros.

Queda en evidencia que Isabel Allende no parlamentaria, siente una predilección por el hombre alto, musculoso, medio violento pero no para hacerla gritar y el estereotipo se repite a lo largo de este libro que se lee de un tirón.
Resulta magistral cuando relata que casi la echan del colegio de monjas porque al tragarse una muñequita de juguete, corre donde la madre superiora para manifestarle que está embarazada.

No tan traumático fue para ella a los nueve años cuando un pescador quizás donde, la induce a comerse un erizo con sal y luego la lleva a un bosque para hacerle tocaciones, Abuso sexual sin penetración, pero abuso al fin. Al tipo no le ocurre nada porque Isabelita muere en la rueda pese a no recibir amenazas del facineroso que igual es asesinado en una riña ajena al asunto.

Nos repasa la historia imaginaria o quizás no, de los amores de Inés de Suárez con Pedro de Valdivia y resulta inevitable no ponerse en el lugar del tipo con todo ese atuendo metálico, el jubón, las calzas, las botas, toda una mezcla lo menos sexy del mundo. Según la autora doña Inés se excita pese al olor a sudor, vino y metal que exudaba su amante. Detalle desconocido y quizás virtual: la mujer lo somete a un baño, cosa que los españoles detestaban pues estaban convencidos de que debilitaban los pulmones y adelgazaba la sangre. Pero Inés le convence de lo contrario argumentando que en Perú todos los hombres se bañan.


Pese a todas las aventuras propias y ajenas que relata Allende, hay una con un dejo de envidia de parte de la autora; la amiga media pituca, con todo el bienestar del mundo y familia en formación que abandona su universo para irse con un gásfiter. Allende cuenta que al reencontrarla tiempo después, está más joven que nunca, luce veinte años menor y sin una sola gota de maquillaje en el rostro.

Hay ciertos amores que rejuvenecen y otros que embrutecen.
Conocí hombres que mantuvieron relaciones largas con mujeres estupendas y mientras ellos se mantuvieron en línea, ellas se fueron estropeando como escobas viejas. Entre nosotros, hay un término poco recurrente: son ajadores de mujeres.
Con otros han ocurrido lo contrario: ellos regios pero durante el transcurso de la relación, irreconociblemente deteriorados.

En fin, volvamos a “Amor”.
Frases finales para el bronce: Willie su segundo esposo, cuando ya envejecen no alude a este proceso como maduración sino que “nos estamos deshaciendo”. Porque es verdad, la artrosis, los achaques, cada ida al médico es ir perdiendo algo del cuerpo…y del alma.
Y de esto cae en la cuenta la popular escritora y sufre.
Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

No se han enviado mensajes.
Tiempo de generación: 0.02 segundos 3,241,222 Visitas únicas