Agosto 18 2018 22:11:51
Navegación
· Portada
· Artículos
· Descargas
· Preguntas Frecuentes
· Foro de Discusión
· Enlaces Web
· Cat. Noticias
· Contactar
· Galería de Fotos
· Buscar
Usuarios Conectados
· Invitados: 1

· Miembros: 0

· Total Miembros: 8
· Último Miembro: lorena
25 de septiembre de 2011
columnaExigí y no se me dio, un desfile de lolas en paso de ganso en minifalda.
Graciela venía saliendo de una gripe de manera que su beso trajo un sabor a paracetamol con residuos de penicilina e iboprofeno 400mg. Yo que tuve recién ese lío mezcla de gota y divertículosis, pese a la pastilla de menta que chupé, portaba un dejo de ciprofloxacino, con algo de alopurinol 300 mgy un leve toque de colchicina que hacía curiosa melange, escasamente asaz atractiva y subyugante con el blox d 8-12 y las dos cucharadas de linaza disuelta en agua, ingerida en ayunas.
Su beso era triste por el dolor vigente, y creo que me lo dio por eso mismo, en desesperación aguda en si bemol mayor, y el mío tímido, como siempre temeroso del habitual rechazo. Me producen nervio sus deditos tan chiquitos y el hecho de nunca haber visto más de tres centímetros y medio de su falda encima de la rodilla. Algo del escote tentador en un día de viento.
Rescato y me arrepiento, “Kafka en la orilla” no debe de leerse a la ligera, quizás se me fue lo más importante en este libro de Haruki Murakami. La historia paralela de Nakata, que se convierte en la principal no la seguí porque me dio rabia cuando Nakata le habla a los gatos y estos le contestan entonces me dije me estoy ensartando como ocurrió con la novela de Osvaldo Soriano el Ojo de la Patria y el agente, el soplón, el CNI argentino se mueve en un medio de chunga y leseras pero al final agarra pero no tanto. Y esto me sucedió con Murakami con esta historia que difiere bastante del resto y la recomiendo.
Les hablé del fenómeno del mal de peyrenne, pero esas erecciones de origen desconocido no provienen de eso, sino que de la jalea real que recomencé a tomar hace unas semanas., Entonces, ¡qué viagra ni ocho cuartos! El ese masticable quede para el intendente.
Este es el último despacho que leeré en tierra ya que partí ayer cuando escribí esta columna antes del viaje a Suiza. Si Dios o el gran arquitecto o el pastor de la sala de reuniones lo desean, salíamos de la colonia penal a las 6 de la mañana para llegar a Santiago a las 10.10 AM con escala en Puerto Mo0ntt y ojalá no haya cenizas. A las 16.50 seguimos con William Levet Mella rumbo a Paris para llegar al día siguiente a las once y continuar vuelo a Ginebra a las cuatro y algo de la tarde, llegar a Suiza a las cinco y finalmente rematar en Friburgo-en tren, tipo nueve de la noche.
Sabemos que el domingo nos van a pasear por el cantón y el lunes a trabajar en el documental teniendo como guía a Roger Pasquier autor de la obra Los friburgueses en Chile y cuya lectura me hizo apretar a Willy para que echáramos a andar este proyecto. Una amiga de Pasquier nos manda cochayuyos para el investigador que quedó fascinado con esta alga que provoca tanto resquemor en la mayoría. La primera vez que lo probé y al preguntarv qué es lo que era, me respondieron come y calla.
La gente le pide a los alemanes, españoles norteamericanos, franceses e ingleses, pero nadie lo hace con los helvéticos por eso creo que nos invitaron.

La conocida sicóloga Pilar Sordo, madre de dos hijos,as veces en nuestra ciudad tiene una visión bastante crítica sobre la conducta de los padres y los responsabiliza de algún modo de las dificultades atencionales, que llegan a formar parte de los problemas de aprendizaje.
Señala Pilar que el temor que manifiestan los apoderados a ver una mala cara por llamarle la atención al menor, conllevan a que simplemente no ejecuten una contención para que los niños no dejen de cumplir los hábitos de una vida cotidiana correcta.
-Uno no siempre tiene que ser querida por los hijos, no siempre hay que caerles bien, debemos que asumir que se enojarán cuando uno le pone límites a sus demandas.
Sin ir más lejos el sociólogo Fernando Villegas observa: “Hago la cola en un supermercado y veo que una niña bota un paquete al suelo. La madre le pide que lo recoja. La niña se ofusca y se cruza de brazos, La madre sin insistir, va y lo recoge. Este solo gesto implica condescendencia, por temor a que el hijo se amurre y una falta de obediencia a un mínimo requerimiento con sentido común”

Pilar Sordo se refiere además a la presencia de los padres: “Estar con los hijos todo el día, los mayores en una pieza viendo televisión u ocupados en sus asuntos y los niños en otra no significa estar con ellos. Más vale una hora diaria de tareas entre ambos, de esparcimiento como jugar lo que ellos quieren, o salir para concentrarse específicamente en el niño y escucharlo, que es lo más trascendente, es lo válido, lo demás es como estar ausente”.

Concluye Pilar: “Es más que frecuente escuchar: este fin de semana no vamos a hacer o no hicimos “na´”. Hacer algo es más que salir, hacer algo es reunirse con amigos sin abandonar la casa, alternar con primos, hermanos, con el barrio, reunirse en familia. Ese deber imperioso que se auto imponen los padres, que termina en puro endeudamiento, en ir a los mall con tal de no “ahogarse” en la casa o no vaya a ser cosa que el niño se aburra, no es una opción óptima”.
Pilar Sordo señala que existe una tendencia excesiva buscar apoyos externos que finalmente agobian al niño. “En gente de clase media es común que el niño por problemas escolares le pongan un profesor el lunes de refuerzo para determinada asignatura, el martes va donde el terapeuta ocupacional para que lo guíe, el miércoles otro profesor de refuerzo, el jueves el niño descansa para tomar aire entre tanta invasión asesora y el viernes le toca sicólogo que le ayuda a superar el problema de la auto estima que lo acompleja por el mal rendimiento escolar. Esa es una triste realidad cotidiana”.
Todo esto es subsanable si los padres se sientan todas las tardes, aunque sea media hora, a conversar y compartir tareas u obligaciones con sus niños.
El libro de Sueños y memorias de Gabriel Valdés es de una deliciosa siutiquería, por lo tanto me fascina. Lo leo como si estuviera degustando caviar baluga. En esta columna de hoy menciono cuando unos tíos vistieron de Pedro Montt al mozo de la casa, Froilán (no era Ricardo Froilán Lagos Escobar a quien Valdés, y lo repito hasta el cansancio, señalaba como alguien que toma y deja caer a sus amigos y colaboradores) y lo sentaron en el palco presidencial con banda y todo. Montt escuchó los himnos y la ceremonia muy indignado pues había llegado con atraso hasta que pudo ingresar a su palco y los tíos sacaron discretamente al ingenuo plagiador
En la página 35. leemos que la madre de Valdés, invita a alojar a la maestra de la escuela del centro, Gabriela Mistral. Ella cuenta relatos muy sabrosos pero el padre del ex canciller la reprime diplomáticamente diciéndole que ellos están en el postre y Gabriela aun no prueba la sopa.
En futuras ediciones, les contaré más cosas sabrosas de don Gabriel
Y se supo, el cubano Julio Sarmiento Machado sigue siendo el pololo de Camila Vallejo. Buaaa., .


A raíz del deceso del Premio Nacional de Literatura 2008, es imposible obviar su larga permanencia en la capital de la Unión Soviética.
En 1988, con motivo de la cumbre Reagan Gorbachov, primera instancia de un presidente norteamericano en la URSS , accedí a José Miguel Varas a través de Volodia Teitelboim, otro exiliado en Moscú.
Fue un reencuentro al cabo de tres lustros pues Varas había sido mi jefe por un día, cuando era director de prensa de TVN y fui contratado para cubrir las últimas elecciones parlamentarias en 1973.
El periodista y escritor aun mantenía en radio Moscú su programa “Escucha Chile”, que todos captábamos en onda corta medios ocultos a comienzos de la década del ochenta.
Recuerdo que me invitó a cenar a su hogar, un departamento en un moderno complejo de edificios, y al despedirnos, me pasa un fajo de muchos rublos. No los conté. Cuando quise rechazarlos-llevaba mi viático-, comenta: “No lo tomes a mal, pero n o vas a poder comprar mucho con esto”.
Efectivamente, por la mañana partí a buscar unas tiendas en las inmediaciones del hotel Belgrad y no había mucho que adquirir con la divisa soviética. Unos chocolates poco atractivos, coles, verduras harto feas, en fin, terminé con casi todo el dinero de recuerdo a mi regreso.
En cambio los dólares que llevaba fueron fabulosamente bien recepcionados en el centro de eventos donde tenía lugar la cumbre y donde sí había mucho que comprar desde íconos religiosos, vodkas con sabor a pimienta y limón-inexistente al otro lado de la Cortina-, suvenires a discreción y caviar.
En ese Moscú del 88, poco antes de la caída del muro, incluso a un secretario general del PC como Teitelboim le estaba interdicto franquear la puerta de un hotel internacional. La primera vez que me reuní con e, tuve un llamado de su hija advirtiendo que bajara a la recepción para ingresar a Volodia al lobby.
Por las tardes, por las noches pululaban las bellas rusas y trataban de enganchar con los turistas para que las entraran al bar del Belgrad. Muchas accedían a cambio de pasar un rato a la habitación del extranjero como manera triste de pagar el peaje. Para tal efecto era menester contar con la anuencia de la controladora de piso, una militante del aparato del partido, que residía con su familia en cada piso de los hoteles, a cambio de ejercer la vigilancia sobre quienes entraban y salían del ascensor.
Los burócratas en mejor posición, sacaban a relucir sus flamantes Lada y fue en más de una ocasión que me rescataron extraviado en las callejuelas de la ciudad del Kremlin.
Para demostrar lo que había detrás de la fachada de gran potencia de la URSS, dos episodios:
-al ingresar al país, el aduanero me revisa el equipaje y antes de estampar el VB, me pide dinero chileno, solo como curiosidad. Afortunadamente portaba una moneda de cien.
- al inscribirme en el centro de prensa para obtener la credencial de la cumbre, el funcionario descubre que la visa es de turismo, no para trabajar. Mis gimoteos le inspiran lástima, el solo habla ruso y yo no domino el suyo salvo el muchas gracias y buenos días. De pronto divisa la revista Cosas. Me da a entender que a su esposa le va a gustar pues le permitirá copiar los modelos de vestido (¿Carolina de Mónaco? ¿Lady Di? ¿Kate Moss?) Por supuesto. Se la pase y obtengo la visa.

Comentarios
No se han publicado comentarios.
Enviar Comentario
Debes iniciar sesión para publicar un comentario.
Valoraciones
La valoración sólo está disponible para miembros.

Inicia sesión o regístrate para poder votar.

No se han enviado valoraciones.
Iniciar Sesión
Nombre de Usuario

Contraseña



¿Contraseña olvidada?
Pulsa aquí para obtener una nueva contraseña.
Mini Charla
Debes iniciar sesión para enviar un mensaje.

10/05/2018 11:12
HOMENAJE A JUAN LUIS SOTOMAYOR (12/2009) https://youtu.be/.
..

18/05/2015 11:32
TITÍN MOLINA se la juega por el 9 http://www.youtub...e=
youtu.be

04/05/2015 15:24
TALLER TAUCÁN: SARAKE http://www.dailym.
..rake_music

sumac
03/04/2015 13:33
Critica nos ... escribo del documental . ES una forma de aportar al mejor VALOR de nuestra identidad .TAUCÁN .-
Tiempo de generación: 0.06 segundos 2,879,302 Visitas únicas